Inicio arrow Noticias arrow Selva lacandona
Ver en Idioma Ingles
Othón Téllez

Selva lacandona PDF Imprimir E-Mail

 

La experiencia de la Selva

Image

En el año 2004 estuvimos trabajando con las comunidades lacandonas de Nahá y Lacanjá, en el corazón de la selva chiapaneca, impartiendo una serie de talleres de mercadotecnia aplicada a los productos artesanales que realizan. La experiencia nos permitió acercarnos a los hábitos y las costumbres del pueblo Lacandón, así como reconocer la importancia de poner las teorías de la mercadotecnia cultural al acceso de comunidades que requieren de diversas estrategias que impulsen la circulación de sus artesanías.

Asistimos por invitación de la asociación no gubernamental Na Bolom, la cual fue fundada en 1951 por el arqueólogo danés Frans Blom y la fotógrafa suiza Gertrude Duby Blom, los cuales dejaron una fuerte tradición de investigación y activismo ambiental, con programas de antropología, ecología y desarrollo comunitario.

Por nuestra parte, el trabajo que desempeñamos nos permitió introducir además de los conceptos básicos del mercado de productos culturales, acciones específicas y particulares como lo es: la oferta y la demanda, los precios de los productos, la calidad y la factura de bienes artesanales, así como una orientación y asesoría en los procesos de producción.

En el ámbito de los productos culturales, la presencia de la artesanía Lacandona cada vez es menor en virtud de la falta de prácticas culturales que estimulen el mercado y le permitan recibir el precio justo a los productos que realizan: cestería, cerámica, collares y flechas entre otros. La Asociación Na Bolom a través de sus programas realiza un esfuerzo loable, sin embargo la tarea es grande y debiera de estar contemplada en las políticas culturales de la nación.

Una anécdota interesante para la reflexión: en el interior de la Selva el tiempo se rige por la naturaleza, la hora del trabajo y la hora del sueño, sin embargo ese horario cargado de estética se ve afectado con las disposiciones oficiales de los horarios de verano, el Lacandón sabe que debe trabajar con los dos horarios y brinca de uno al otro, haciéndole caso a eso que llamamos civilización, preguntándose de una manera sencilla: ¿nos vemos a la “hora de Dios” o a la “hora de Fox”?.

Othón Téllez

 

 
< Anterior   Siguiente >

 Buscar | Contacto | Noticias | Arte en venta | Agenda | Galería | Currículum vitae


1998 © 2017 Othón Téllez     Ultima Actualización: 19 de febrero 2016    Sitio configurado y administrado por Inxenio-Dixeño